jueves, 19 de junio de 2014

¡Mala, mala, mala!

Últimamente no tengo tiempo de escribir. Peque de un día para otro ya se da la vuelta acostado, se pone a cuatro patas, gatea, se sienta, se queda de rodillas y se pone de pie agarrándose a las cosas. Y de verdad, un día no hacía nada, y al siguiente todo eso. Entre eso, que me he pillado un catarrón de los grandes (no se debe beber agua fría después de hacer ejercicio), y que se duerme a las once de la noche y se despierta a las siete de mañana, y a las tres da vueltas y más vueltas hasta quedarse boca abajo en el colchón y tengo que esperar a que se duerma y darle la vuelta para que no se asfixie. Así que, cuando él duerme por el día, yo también lo hago y cuando está despierto me requiere y apenas tengo tiempo para hacer la comida o lavar los platos. Cuando estoy bastante agotada y ya no tengo energías para seguir entreteniéndolo vamos a casa de mis padres...

Ayer fuimos a ver a la abuela (mi madre). Peque la ve y se le echa para que lo coja porque lo hace saltar y le encanta saltar en el sillón. Y ayer, estuvo saltando un rato pero también le cansó los diez minutos que estuvo con él. Le trajo unos muñecos, poniendo delante a una Minnie y hacía que le daba de comer con el sonajero:
-¡COME! ¡COME! -Le decía a la muñeca mientras le metía el sonajero con violencia en la boca- ¡Qué siempre tienes la boca abierta! ¡COME!-El niño la miraba sin decir nada. Y empezó a pegarle en la cara a Minnie.-¡Mala, mala, mala! ¡COME! -Y volvió a meterle el sonajero en la boca con la misma violencia.
-Pero ¿qué haces?-Salté yo.- Sino quiere comer, ya comerá más tarde pero tampoco es para pegarle ni meterle la "cuchara" hasta la garganta.-Agarré a Minnie y el sonajero y miré para Peque.- Quizás no tenga hambre y lo que quiera es un biberón.-Entonces le di el biberón-sonajero.-Toma, Ratoncita, un poco de leche, ¿tienes sed?- El niño cogió otro juguete y siguió en su mundo.



Pero a lo que iba. Peque se quedó mirando la escena de mi madre asustado e intrigado. De verdad, yo trato de darle una educación asertiva y lo llevo a junto de ellos para que disfruten del niño y yo pueda descansar un ratito, con él, y lo único que consigo son malos ejemplos. Paciencia que tiene que tener una...


PD Por las noches dejamos la persiana con los agujeritos para que entre el fresco pero no bichos y escuchamos, cada noche, como una madre le grita a sus hijos "¡COME, COÑO!", "¡VEN A CENAR!", "¡CÁLLATE, TE HE DICHO QUE CALLES! ¡¡CÁLLATEEEE!" La verdad es que no se escucha a nadie más, sólo a la mujer, a veces la voz muy suave de un niño pero no se entiende lo que dice.

26 comentarios:

  1. Los pelos de punta me has puesto cuando he leido lo que hace tu madre, perdona que te diga pero FATAL!!! eso no son formas, las madres, incluyo la mia, tienen una obsesión con que coman...cuando digo ya no quiere más mi madre dice-trae que le de yo...y le digo que no quiere más y ya no dice nada más, ni le consiento claro.

    Bueno y con lo que has contado en el PD me has dejado pasmada!!! y no puedes hacer nada!!!??? pobre niño...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los niños no siempre comen igual, a veces un poco más y otras menos, ¿por qué obligarlos? Ya comerán más en la siguiente comida

      Pues ni siquiera se de donde viene, hay tres urbanizaciones que dan hacia a mi casa, son como 30 viviendas y no tengo ni idea de donde bien el sonido. Yo lo escucho con el eco, supongo que los que están viviendo a su lado sabrán quienes son

      Eliminar
  2. Lo de la posdata me pasó a mi en un piso de estudiantes, escuchábamos a la señora de abajo y gritaba hasta que el niño lloraba desconsolado. Yo lo pasaba fatal, porque te sientes impotente, se o conté a mis caseros por si lo sabían y dijeron que era así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ¿qué vas a hacer? ¿Denunciarla? Me parece que sería peor separar a un hijo de su madre durante tiempo indefinido pero la carga psicológica no se la saca nadie.

      Gracias por tu visita ^^

      Eliminar
  3. Me he quedado sin palabras cuando he leído lo de tu madre, pero más aún con los vecinos gritones que tienes!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gritar, sólo grita ella pero no se de donde viene el eco exactamente

      Gracias por tu visita ^^

      Eliminar
  4. Por desgracia la mentalidad de muchas abuelas es esta. Hay obsesión porque coman como si los tuviéramos que cebar y encima si no lo hacen son malos.
    El tema de la comida es algo que nos suele preocupar a los padres y cuando no quieren hacerlo a veces nos podemos poner un poco paranoicos y no pensamos que nosotros a veces tampoco tenemos hambre y sencillamente no comemos, pero no siempre les damos esta opción a los pequeños.
    Paciencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo que me queda. Por eso no quiero dejarles el niño ni para pasar la noche y nosotros salir en pareja, serían capaces de dejarlo llorar hasta que se durmiese.

      Gracias por tu visita ^^

      Eliminar
  5. Ay, ¡qué cruz! Yo tengo la misma con mis suegros: estoy harta de llamarles la atención por decirle a la niña cosas como "no me quieres nada", "si te pega, pues tú le pegas más", "a ver, sácame la lengua", "no seas mala"... Y a la hora de comer la hostigan, directamente. En fin, ¡paciencia y paciencia! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer subí con una vecina andando y sin tener nada que ver le fue diciendo "No seas malo que sino mamá te va a pegar en el culo". Pero ¿por qué?

      Gracias por tu vsita ^^

      Eliminar
  6. Pobre Minnie, hasta ella tiene que sufrir a tu madre, ainnsss creo que deberías hablar seriamente con ella...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez que lo hago no sirve de nada. Me dice "ya le tendrás que dar un buen tirón de orejas"

      GRacias por tu visita ^^

      Eliminar
  7. Jo vaya paciencia,yo estas cosas las llevo muy mal con los abuelos uff,mi suegra siempre dice: cuando crezca que no se deje pegar,ya le dire yo que pegue;si no quiere darles la niña un beso la dicen medio en bromas: te voy a dar en el culo,mala! Un día de estos salto y esto acaba mal,me enciende todo esto.
    No se que decirte,yo a mi madre ya le habría dicho algo,con mi suegra me corto mas pero llegara.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuanto antes se lo digas, mejor. Que los niños van entendiendo lo que se le dicen y no sabrá porqué se lo dice

      Gracias por tu visita ^^

      Eliminar
  8. Uy que nervio... a mi me duele el alma pensar en las escenas de violencia (de cualquier tipo) con los nenes y me dio penita tu PD de la vecina...
    Y bueno, lo otro... ánimo no mas, a veces tenemos que luchas contra el mundo para dar a nuestros hijos la educación que queremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mamás contra el mundo jajaja

      Gracias por tu visita ^^

      Eliminar
  9. Los niños lo aprenden todo!! y esa escena de tu madre con la muñeca seguro que le ha dejado extrañado.
    Hay que tener muchísimo cuidado.
    Mi suegra también le dijo un día a un muñeco eso de "malo, malo" pero a santo de qué! pero vamos que yo le dije que por favor, no dijese eso delante del niño.
    Y cambio el malo-malo por bobo-bobo a su hijo!! yo alucino... por supuesto también le pedí que se callase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Increíble! Pasa de malo de un juguete a bobo a una persona que es su hijo. Me dejas sin palabras

      Gracias por tu vsisita ^^

      Eliminar
  10. Te he dejado un premio en mi blog: http://unamama24x7.blogspot.com/2014/06/nominada-al-best-blog.html

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No más por favor!!! Jajajaja
      Voy a echarle un ojo.

      Gracias por tu visita ^^

      Eliminar
  11. ¡Por cosas como estas es por lo que yo no me fío de dejar a mi bichilla ni con mi madre! Y mira que pondría la mano en el fuego por ella, porque la cuidaría mil veces mejor que yo, pero cada uno tiene sus técnicas para criar y por ejemplo, esta que describes de forzar con la comida y criminalizar al bichillo si no come no me gusta nada. Y lo de la vecina que oís a gritos con su bebé... ¡qué pena no poder hacer nada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso no soy capaz de dejar a mi hijo a mi madre, pero tampoco podemos salir mi marido y yo ni para celebrar nuestro aniversario, miedo me da el día que se lo deje por la noche

      GRacias por tu visita ^^

      Eliminar
  12. Me dejas de piedra con lo de tu vecina... me parece super fuerte tratar así a tu propio hijo...
    Y lo de tu madre, en fin... paciencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si aún dijéramos que cierra la ventana para que la gente no le escuche gritarle, pero nada grita igualmente, tanto le da que la gente la oiga.

      Gracias por tu visita ^_^

      Eliminar
  13. Qué terrible. Lamentablemente la paciencia no viene sola, muchas veces hay que aprenderla y ejercitarla. Y en cuanto a tu falta de tiempo... me pasa igual! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que sólo paran cuando tienen dormir que es cuando nosotras también lo necesitamos jajaj

      GRacias por tu visita ^^

      Eliminar

¡Muchisisisisísimas gracias por tu comentario, me hace una ilusión tremenda!