martes, 3 de junio de 2014

Te echo de menos hasta al caminar

En estos nueve meses de vida de Peque. He debido de estar sola una seis veces, siempre de mañana, no más de cinco horas, y siempre para ir de médicos. Hoy me tocó ir a vacunarme de la rubeola y como no sabía como me iba a afectar, preferí dejar a Peque con su afaenado Papá, ya que quedaba durmiendo, el niño, no el papá.

Iba caminando y me sentía ligera, lo achaqué a la libertad. Al cabo del rato me di cuenta de que hacia el mismo camino que cuando iba con el carrito. Y entonces me sentí pesada... me faltaba mi bebé, para ir hablando con él, cantándole, observando como duerme o fijándome cada dos por tres de que no tire nada el suelo y lo perdamos.

Con dos vecinas me crucé y ambas me preguntaron por el niño porque siempre está conmigo. A donde yo voy, él va. Una de ellas preocupada se pensó que iba a verlo al hospital. (Toco madera).

Ya no me sentía ligera, me sentía rota a cada paso que daba alejándome de mi casa, en dónde mi angelito dormiría plácidamente.

Me ahorré más de diez minutos al coger atajados para peatones, en ir a mi ritmo, sin tener que empujar de un carro de unos quince quilos.

Llegué a la consulta, no paré de hablar de Peque con el enfermero, vacuna y vuelta a casa. Ni cuenta me di de subir la cuesta. Entré en casa y ahí estaba el endiablado jugando como un poseso con su piano.



Amplias sonrisas intercambiamos para acabar estrechándolo entre mis brazos.

19 comentarios:

  1. Si es que se les echa tanto de menos aunque sólo vayamos a estar separados un ratito! Yo también las pocas veces que voy sin él por la calle me siento muy extraña caminando sola, ya no estoy acostumbrada jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. A mi me pasa lo mismo! Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado, ya tienes una seguidora más. Te invito a visitar el mío, si te apetece: http://princessandowlstories.blogspot.com. Un saludin!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracia por llegar a mi humilde blog, ahora le echaré un ojo a tu blog ^_^

      Eliminar
  3. A mi me pasaba igual.El dia antes de volver a trabajar queria llorar de la pena. Aprovecha todo lo que puedas

    ResponderEliminar
  4. Esa sensación de libertad cuando vas sin él por la calle yo también la he sentido... y de echarle más de menos también jeje cómo somos... :) :)

    Te he dejado un premio en el blog :) besos!

    http://www.mangiareamesapuesta.com/2014/06/me-premian.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje si es que parece una cosa y acaba siendo otra.


      O no! Más premios, no, por favor Jajajaj

      Eliminar
  5. Es que es rarísimo lo de salir a la calle sin los bichillos. A mí me pasa lo mismo: alguna que otra vez voy sola al supermercado y dejo a la bichilla con su padre y me parece que hasta voy andando raro por la calle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, si es que no podemos vivir con ellos ni sin ellos

      Eliminar
  6. Bufff te entiendo perfectamente.... COQUITO Y Yo estamos siempre juntas y pegadas.... Dicen Q tiene dependencia, y yo también.
    Es normal que no queramos separarnos.. De embarazadas estábamos siempre juntas.
    Besicos

    ResponderEliminar
  7. Y pensar que hay gente que los tiran a la basura al nacer....

    ResponderEliminar
  8. Es verdad, estamos tan acostumbradas a ir siempre con ellos que el día que vamos solas nos parece raro. Ayyyy estos enanos que nos cambian hasta el caminar!!

    ResponderEliminar
  9. Te entiendo totalmente! aun cuando salir con nuestro bebé es todo una travesía y debemos prepararnos como si saliéramos de viaje, esas salidas sin ellos nos hacen sentir vacías. Aunque a mí me sorprende saber mamás que no lo viven así!
    Abrazos y besos

    ResponderEliminar
  10. quise decir "saber que hay mamás que no lo viven así". Perdón, bebé en upa jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj. Se te ha entendido. Y te doy toda la razón ^_^

      Eliminar

¡Muchisisisisísimas gracias por tu comentario, me hace una ilusión tremenda!