miércoles, 16 de julio de 2014

La Torre de Hércules (A Coruña, Galicia, España)

TORRE DE HÉRCULES


Torre de Hércules
La Torre de Hércules, A Coruña, es el único faro romano que desde sus orígenes hasta la actualidad sigue en funcionamiento. Con toda probabilidad fue contruído en la segunda mitad del siglo I o en los primeros años del siglo II d. C. por el Imperio romano en el finis terrae del mundo conocido. De altura total de 55 m. Fue restaurada y fortificada en varias ocasiones durante estos siglos. 

Cuando los romanos construyeron la Torre, eligieron unos terrenos que formaban parte de un espacio de culto o santuario indígena. Era frecuente que los celtas consagraran promontorios costeros a divinidades asimilables a Hércules. Además en el caso coruñés se da la coincidencia de que las tres rocas que se sitúan en el mar, frente a Punta Eiras, se conocen como Buey, Vaca y Becerro, los mismos topónimos que se repiten en el santuario de Kenmare, en la costa SO de Irlanda, en donde las tradiciones ubican la isla de Donn o de los Muertos. Por lo tanto, en los terrenos que rodean a la Torre habría en época prerromana un santuario vinculado a las creencias del más allá que corroboraría el carácter sagrado de toda la zona.

Cuando se construyó la Torre, ésta quedaba alejada de la ciudad romana de Brigantium que dio origen a A Coruña, pero con el paso del tiempo la distancia se fue reduciendo hasta desaparecer y en la actualidad la Torre está integrada en la propia ciudad pero dentro de un gran parque urbano que ocupa 50 ha. de terreno libre de edificaciones, definido como suelo rústico de especial protección y dedicado a zona verde.
Sombra y pie de la torre
A las 18,26 horas del sábado 27 de junio de 2009 la candidatura de Torre de Hércules dejó de ser un sueño para convertirse en un bien inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial de acuerdo con el criterio III de las directrices operativas, que reconoce la excepcionalidad del faro por aportar un testimonio único sobre una tradición cultural o una civilización viva o desaparecida.  Desde entonces, la Torre de Hércules es el único faro inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial.
Vistas desde lo alto de la torre al Atlántico
La leyenda de Hércules: El autor de esta leyenda fue el rey Alfonso X el Sabio (1252-1284) quien en su Estoria de Espanna cuenta como el héroe Hércules construyó un enorme el faro para conmemorar su victoria sobre el gigante Gerión.
Retomando la tradición isidoriana, vinculó la figura de Hércules a España y más concretamente a la ciudad de A Coruña. Según la leyenda, el legendario héroe griego vino en busca del gigante Gerión que reinaba sobre las tierras comprendidas entre el Duero y el Tajo, con el fin de liberar al pueblo de su poder desmedido. El enfrentamiento entre ambos duró tres días con sus correspondientes noches, al cabo de las cuales Hércules venció al gigante, cortó su cabeza y la enterró junto al mar. Para conmemorar su victoria construyó sobre el túmulo una torre-faro y en las proximidades del mismo fundó una ciudad a la que le dio el nombre de Crunia, como recuerdo de la primera mujer que habitó este lugar y de la cual el héroe se enamoró.
Cuando Hércules se fue, Espán, su sobrino, fue nombrado señor de España y pobló villas y ciudades. Acabó de construir la Torre del Faro que comenzara su tío y como era un hombre sabio la dotó de un candil con un fuego que nunca se apagaba, además hizo un gran espejo por el que se veían venir las naves enemigas desde una gran distancia.

La leyenda de Breogán: La primera tiene sus orígenes en el Leabhar Ghabala o Libro de las Invasiones, que es una recopilación realizada en el siglo XII de leyendas irlandesas anteriores. Según esta fuente, Breogán hijo de Brath fue el caudillo celta que sometió a las tribus de España. Tras conquistar todo el territorio, fundó la ciudad de Brigantia (A Coruña) y construyó junto a ella una torre, que denominó Torre de Breogán. A su muerte, le sucedió su hijo Ith, el cual al ver desde lo alto de la Torre las tierras de Irlanda partió para conquistarlas, pero la empresa fracasó, él murió y su cuerpo fue traído a Brigantia donde fue enterrado. El testigo fue recogido por su hijo Mil, quien intentó de nuevo la conquista de Irlanda y esta vez consiguió vencer a los Thuatha-Dé-Dannan y dominar todo el país.
La difusión de esta leyenda fue impulsada en el siglo XVII por los Colegios Irlandeses que se asentaron en España, y en concreto el de Santiago de Compostela que tuvo un papel relevante por su proximidad a la ciudad herculina. Pasado un tiempo, el relato quedó en el olvido, al menos en Galicia, hasta que en el siglo XIX lo recuperó la corriente celtista encabezada por escritores como Manuel Murguía o Eduardo Pondal. Por el contrario, en Irlanda el mito se mantuvo vivo a lo largo de todo este período.
http://www.torredeherculesacoruna.com

10 comentarios:

  1. Muy buena tosa la información que das..., con lo que a m i me gustan las leyendas...
    Besos

    . Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, por eso me encanta la torre de Hércules, además de sus vistas

      ¡Gracias por tu visita! ^^

      Eliminar
  2. qué interesante! No sabía tanto.... Sólo he estado una vez y me encantó, ¡las vistas son una pasada! Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A costa da morte es tan peligrosa como hermosa

      ¡Gracias por tu visita! ^^

      Eliminar
  3. Galicia es una enorme asignatura pendiente para nosotros, así es que tomaré nota sobre este lugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En A Coruña, hay varios museos para visitar y el aquarium además de la torre de Hércules, con un bono puedes visitar todos e ir en tranvía

      ¡Gracias por tu visita! ^^

      Eliminar
  4. estuve de pequeña, hace muchísimos años, y aún me acuerdo. me gustaría revisitar :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues anímate a volver por estos lares!

      ¡Gracias por tu visita! ^^

      Eliminar
  5. q bonito tu blog! te espero por el mio!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, muy amable. Iré a echarle un vistazo ^^

      Eliminar

¡Muchisisisisísimas gracias por tu comentario, me hace una ilusión tremenda!